Plaga digital es una escultura organica que desarrollé en el Summerlab de este año en el centro de arte Laboral.

Es un viejo pc colonizado por varias plantas que conviven con una serie de insectos luminosos que buscan las flores de la escultura para depositarse en ellas. Al hacerlo, la luz de los insectos es captada por varios sensores y transformada en señales de audio, amplificando su presencia.

Si alguien se acerca a la escultura o la toca, los insectos huyen de la flor para esconderse hasta que el peligro haya pasado y el sonido desaparece.

15_plagadigital-web.jpg